(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

¿Eres un profesional de la Descodificación Biológica Original de ÉXITO?
21 Feb 2018

¿Eres un profesional de la Descodificación Biológica Original de ÉXITO?

¿Cómo o por qué has llegado a ser terapeuta? ¿Para qué estás en esta relación de ayuda? ¿Es para sanarte? En este artículo, Ángeles Wolder, nos brinda una reflexión sobre ser terapeuta y el éxito en la profesión.

¿Eres un profesional de la Descodificación Biológica Original de ÉXITO?

Por Ángeles Wolder


Te has preguntado ¿cómo o por qué has llegado a ser terapeuta? A veces respondemos desde el pensamiento (exterior) diciendo: de casualidad, porque una amiga me habló, porque vi un libro o una revista con el tema, probé y me gustó, porque una prima enfermó y se trató con Descodificación… y la lista de motivaciones externas puede continuar.

Otras veces oímos: porque es vocacional, siempre quise ayudar, siempre acompañaba a otros más débiles como compañeritos discapacitados en el colegio, me gusta servir, me entusiasma hablar con la gente, me gusta recomendar lo que a mí me ha ido bien, me interesa apoyar a las personas con problemas… y la lista de motivaciones conflictuales puede continuar.

La clave es preguntarse ¿Para qué estoy en la relación de ayuda? ¿Es para ayudarme? ¿Es para sanarme? ¿Es para entender mi vida? o ¿Me he trabajado lo suficiente mis propios conflictos como para poder entender lo que le ocurre al otro, y poner una mirada neutra, salir de juicios o recomendaciones, suelto las interpretaciones y me siento en paz para poder empatizar viendo al otro fuerte para salir adelante, para que sea autónomo?

Sabemos que, por acuerdo y para organizarnos, medimos el “tiempo” en pasado, presente y futuro, y en ese tiempo colocamos nuestras experiencias que están compuestas de múltiples pensamientos o etiquetas, sentimientos, emociones y vivencias internas. Esos recuerdos, si han sido dolorosos, han ido a esconderse en lo más profundo. Ni los percibimos. Solo vemos los problemas de los demás, de los que nos consultan, por ejemplo. Es como ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

¿Qué pasaría si revisáramos la historia conflictual y colocásemos cada cosa en su lugar?

Que conseguiríamos una auténtica transformación que nos permitiría estar por y para el otro, disponibles en todo momento, habiendo comprobado que se puede salir de la madriguera y estar a pleno sol disfrutando de la vida, y que eso es lo que podemos hacer al acompañar a otro, a su ritmo y según sus necesidades ­­y no de las tuyas. Eso es lo auténticamente sanador: el encuentro en un espacio sagrado en el que alguien nos confía su corazón, y abre su alma para poder ponerle esa tirita que, como Mafalda decía, servía para curar los dolores. Llegar a ese espacio sagrado exige de voluntad y de trabajo personal. Ahí es adonde viajamos con los alumnos que confían en la Escuela de Descodificación Biológica Original; durante el camino que compartimos juntos, nos damos cuenta de pueden aliviar, con mayor o menor acerito, sus propias historias, haciendo con amor el trabajo de vida que es la evolución personal.

Hay muchas razones por las que podemos ser terapeutas, algunas son sanas y otras algo neuróticas, o no se han podido trabajar aún. Queda la esperanza de conseguirlo algún día: tenemos toda la vida para hacerlo.

Para ser un terapeuta de excelencia hay que abrir todos los cajones, sobre todo aquellos que tienen los goznes más raídos, los que provocan más ruido, los que quiero escuchar menos porque es ahí donde está el quid de la cuestión, si no se llega a la terapia con motivaciones disfuncionales que atrapan al terapeuta y al consultante, y es una pérdida de energía para todos. Algunas de esas motivaciones, tomadas de Guy, J. (1987), y otras propias, pueden ser:

  • Faltó escucha, cariño, comprensión, mirada, fortaleza, compañía, ayuda, pertenencia, amor.
  • Necesidad de ser rescatado de las tinieblas, de ser sostenido, de ver un camino, pero hacerlo como observador (manejo vicario de la terapia).
  • Búsqueda de intimidad, de poder, de satisfacer el Ego.
  • Revivir la ayuda dada a familiares (parentización, padre de sus hermanos, etc.).
  • Salir de experiencias propias de marginación social, económica, de vulnerabilidad.
  • Faltó poder ayudar a los propios, alguien en la familia no recibió la ayuda que hizo falta, destino difícil de la familia.
  • Conflictos de separación, de pertenencia, de agresión, de miedos, …
  • Urgencia por encontrar soluciones a los problemas o conflictos.

¿Ya has podido abrir todos los cajones de aquellos conflictos que pueden estar en el origen de la profesión de ayuda?

Si no es así, el trabajo continúa. Siempre hay oportunidades de hacerlo. Cada día es más y más sanador.

Motivaciones sanas, pueden ser y son necesarias para un proceso terapéutico, las de la escucha atenta, la capacidad de empatía y el arte de hacer la buena pregunta. La que se adecúa al problema, la que hace resonancia y mueve el interior. La que la persona acaba diciendo: ¿Cómo lo sabes?

Para ello, hay varios elementos a tener en cuenta:

En primer lugar, la teoría o conocimiento importa. Se debe conocer a fondo los conflictos biológicos y las fases de la enfermedad, no se trata de coger un diccionario para ver qué tema puede estar haciendo ruido, sino de ir más allá y, a partir de los síntomas de cada etapa, discernir la forma de trabajar; es distinto encontrar un síntoma en fase de estrés, que en fase de reparación, y las medidas a aplicar son diferentes. Abrir un libro y leer lo sabemos hacer todos, pero eso no es descodificar, es abrir un libro y leer.

En segundo lugar, la capacidad de desarrollar el arte de acompañar a la persona sin influir ni usar el poder, sino con amor, con protección, con seguridad, sabiendo que hay confidencialidad y que tu nombre no sale en la primera conferencia en la que te has desbocado. El respeto por el otro es básico en esta relación sagrada.

En tercer lugar,. ¿A qué o para qué ha servido la actividad de terapeuta con relación a tu familia? Comienza por responderte que sientes que haces cuando te dedicas a este trabajo. ¿Cuál crees que es la función de la tarea del terapeuta que tu realizas? Es ver exactamente para que sirve tu trabajo y luego relacionar eso que tus haces hoy con que parte de tu historia te conecta. Tu labor está en relación con tu vida y a eso das servicio. Con cada cambio profesional nos podemos hacer la misma reflexión porque cada período laboral tiene un sentido. Nada fue ni es casualidad ni fruto del azar o del paro sino fruto o resultado de tu propia vida. Un ejemplo para aclarar el tema:

Daniela, 48 años trabaja de médico especializada en microbiología. Después de 20 años detrás del microscopio se “ha cansado” y está haciendo un cambio en su vida profesional. Comenzó estudiando Homeopatía sin llegar a ejercer y ahora Descodificación Biológica Original. Al realizar el ejercicio de ¿Para qué soy terapeuta? empieza a tirar del hilo de la función de su actividad en microbiología que para ella es ayudar a prevenir enfermedades infecciosas. La siguiente pregunta será, ¿para qué es útil en tu sistema familiar prevenir este tipo de enfermedades? Tener en cuenta que son las enfermedades infecciosas y no otras. Encuentra el para qué de su profesión y es que una hermana pequeña de su padre murió de escarlatina con 12 años provocando la amargura de la abuela y su muerte temprana con 43 años. Toda la familia quedó sumida en el dolor y la desorganización. Su padre fue enviado a un internado y ya no volvió a tener esa familia unida que el recordaba. Apenas conseguía hablar de aquella época. Fue su madre la que pudo contar algo más de lo poco que se sabía.

Hacer el duelo de lo inaceptable fue el primer paso para sanar el árbol y comenzar a ver de otra forma el dolor del pasado. Pero ¿Por qué cambiar de actividad? De forma natural cuando el servicio que realizamos en relación con el dolor familiar se ha superado comenzamos a dar otros pasos sanadores en la evolución.

¿Como pudo Daniela pasar de la profesión de microbiología a Homeopatía? Cuando viendo la película El doctor (Haines, R. 1991) se dio cuenta de que le faltaba algo más que era el contacto con el otro como si el microscopio hubiera sido un muro entre el mundo real y su necesidad de protección. Sintió que se le escapaban los días de su vida y que tenía que reconvertirse. ¿Por qué Descodificación Biológica Original? Primera respuesta: “porque decía biología y me interesé”. Respuesta profunda: mi alma quiere encontrar el origen del dolor y tristeza de la vida de mi padre para poder sanar a la niña que tuvo un padre ausente. Solo limpiando el dolor reprimido personal estaremos abiertos a las historias de “nuestros queridos acompañados”.

Me gustaría decir que un profesional de la Descodificación Biológica Original de ÉXITO es aquel que ha sabido escuchar a su alma y ahora acompaña a otros en el mismo camino. Que todos tenemos la capacidad de hacerlo y tan solo tenemos que despertarla y sobre todo respetarla.


Este artículo es parte de la Revista EDBO nº5, Edición Especial: Ámbito Profesional. Para leer más artículos de la revista haz clic aquí


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso presencial: Diplomado en Descodificación Biológica

Docente: Ángeles Wolder
Fecha de Inicio: 18 de Octubre del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


1 Respuesta

  1. Ricard Saez Colom

    En el camino estoy. En el camino de vaciarme y de explorarme, en la tarea de abrir todos y cada uno de los cajones de mi cuerpo. Cabe decir que algunos se abren con más facilidad que otros, pero quizás estos últimos sean los que producen una satisfacción mayor al abrirlos. Ahí radica mi felicidad, en el própio andar de este camino de conocimiento y coherencia que es la DBO y no en el objetivo.

Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X