(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

Causa del cáncer, te acompañamos
11 May 2016

Probable Causa de Cáncer, te acompañamos

Ángeles Wolder con este artículo nos invita a cambiar nuestra mirada cuando nos ha tocado vivir con el cáncer. Pero, esto no es fácil. Ayuda un buen acompañamiento. La Escuela ofrece a los profesionales de la salud y de la terapia que acompañan a pacientes con cáncer, la posibilidad de adquirir herramientas terapéuticas para garantizar un buen acompañamiento al paciente, sin miedos, cercano, seguro y confiado, a través del taller de León Renard, docente de la Escuela.

Probable causa del cáncer, te acompañamos

por Ángeles Wolder


Aferrarse a lo que fue: ¿probable causa de cáncer?

Sabemos (desde el paradigma de la Descodificación Biológica) que para que aparezca una enfermedad, independientemente de la gravedad de la misma, se requiere que la persona haya vivido una situación inesperada, dramática, sin solución y sin expresión, choque biológico. Hay un shock con una carga emocional no expresada. También que es la forma o manera de vivir una determinada situación la que hace que el síntoma sea uno y no otro. Por ejemplo, un cáncer de hígado tiene detrás una vivencia, un conflicto en relación a la falta de dinero y un cáncer de colon la experiencia de una cosa fea, guarra, una porquería.

¿Qué tienen en común las personas que han atravesado un cáncer?

Las personas que han atravesado un cáncer no han podido expresar la verdad profunda que oculta sus tripas. Que pueden manifestar enfado, rabia o tristeza e incluso volcarlo hacia el exterior pero que no han podido contactar con su emoción visceral profunda. Por lo general manifiestan los sentimientos como resentimiento,  amargura, pena, rencor, antipatía, aborrecimiento, aversión, antipatía, acritud pero no se llega al verdadero dolor. Nos quedamos en la superficie. Le preguntas a una  persona que tiene cáncer de hígado si tiene problemas de dinero y dice: No. Cuando escarbas y bajas más se puede llegar a respuestas como “el banco se equivocó pero luego devolvió el dinero”, “mi hijo no tiene trabajo y no sé cómo hará para pagar todas sus obligaciones”, “me dio tirria que mi ex se quedara con algo que pagué yo”. Estas personas quizás no tienen problemas con el dinero ellas mismas pero viven en tensión alrededor de algo que tiene que ver con el bolsillo aunque no lo relacionen con su  vida.

Una imagen muy clara de esto se puede ver en la película “Quédate a mi lado” donde Susan Sarandon junto Julia Roberts borda una actitud que raya el odio para con la nueva relación de su ex pareja. Con su actitud tiene todos los componentes para padecer cáncer, en este caso uno primario que no mencionan cual es y otro consecuente a tener la enfermedad, el de ganglios linfáticos. Esta mujer dolida por la separación, por el amor de su ex marido, por la relación de Julia Roberts con sus hijos solo al final de la película consigue soltar su odio para entregarse a la vida en una magnífica toma de fotografía navideña. Tarde o temprano es lo de menos. Lo interesante es que consigue cambiar. Cambiar es evolucionar. Cambiar es ver la vida de otra manera.

El elemento más impactante que me gustaría resaltar entre las personas con cáncer es que tienen en común el aferrarse a algo que les es imposible soltar y que solo soltando pueden llegar a sanar y a sanar completamente. Ese asir con fuerza es un agarrarse a un tronco que da seguridad es decir se sujetan a algo de lo que  dependen y cuando eso ya no está se quedan perdidos y desconcertados. Es un choque de realidades, la interior y la exterior que plantea un movimiento para el que la  persona se ve incapaz de dar respuesta. El yo interior se engancha a algo que le da sentido de vida pero cuando ya no está se pone en peligro (a veces peligro de muerte) la existencia del individuo.

¿Por qué se sujeta tan fuertemente? Porque eso a lo que se sujeta da sentido de vida. Justifica la existencia y permite crecer sin salirse del margen de seguridad  pero también limita las posibilidades de crecimiento ya que no deja mover a la persona a nuevas posibilidades.

Esa dependencia puede ser interior o exterior. Puede ser un rol o función (ser madre, hijo, padre, empresario, músico, director, vendedor, ..), competencia (listo/a, abnegado/a, seguro/a,..) o característica (honrado, limpio, capaz-incapaz, tímido, ..).

Ejemplos:

Una mujer se aferra a su papel de madre cuidadora de sus hijos. Cuando alguno tiene una dificultad desarrolla un tumor en el pecho ya que su vivencia es independientemente de la edad del hijo, “tengo que protegerle, tengo que sanar o salvar a mi hijo”.

Un hombre se aferra a su cargo y está a la espera de una mejora en su puesto de trabajo. Ese nombramiento que espera nunca se realiza e incluso nombran a otra persona en su lugar. Al cabo de unos meses una masa crece alrededor de su garganta. El bocado se ha escapado. No lo ha podido conseguir y ahora sus células expresan lo que él no ha podido expresar.

Una mujer trabaja, es independiente económicamente, se compra una casa, luego un apartamento de fin de semana en la costa y un refugio en la montaña, vive como ella quiere, viajando y dándose sus gustos hasta el día que conoce a un hombre del que cae perdidamente enamorada. Este le pide ayuda económica y después de un tiempo de vivir juntos ponen la casa a nombre de los dos porque circunstancialmente él necesita un aval y ella tan enamorada hace lo que él le pide. Pasan 5 años con idas y venidas económicas hasta que finalmente se separan y en ese momento la casa que está a nombre de los dos pasa a formar parte del patrimonio del joven. Ella no se explica cómo ha podido ocurrir ni como ha acabado así y aunque dispone de recursos suficientes para comprarse otra casa, lo que le carcome por dentro es por qué algo que era suyo acabó en otras manos. 8 meses después de la separación se manifestó un cáncer de hígado.

Podríamos decir que el cáncer es la “somatización celular” de una lucha de nuestro ego con la realidad que no le gusta ver delante. Una fuerte disociación entre dos realidades que mueven la “identificación” de la persona. Por otro lado la persona juzga y se juzga y se condena o condena al exterior al tiempo que lo vivido es clasificado como negativo y no como una experiencia más para evolucionar.

Una posible respuesta es soltar, fluir con lo que nos presenta la vida, hacer con lo nuevo, dejar pasar lo viejo ya archiconocido para sumergirse en la piscina de la vida nadando hacia donde nos lleve el movimiento natural de los oleajes y dándoles la bienvenida.

¿Qué podemos hacer diferente cada día?

Desdramatizar, dejar de juzgar que algo es bueno y lo otro es malo, dejar de creer que estamos aquí solo para una cosa o función, descubrir cómo puede ser el mundo cuando nos abrimos a un universo de posibilidades. VIVIR!!!


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Descodificación Biológica del Cáncer

Docente: Ángeles Wolder
Fecha de Inicio: 18 de Marzo del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X