(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

¿Por qué se lesionan los futbolistas?
7 Jun 2018

¿Por qué se lesionan los futbolistas?

La cuenta regresiva para el comienzo del Mundial de Futbol Rusia 2018 está en marcha. Se acerca el tan esperado evento y todos los equipos participantes están pasando lista diariamente para ver con que jugadores cuentan. Unos se descuelgan de las listas y otros milagrosamente llegan arriba. Los entrenadores y sus ayudantes viven con estrés estos últimos días haciendo tácticas y estrategias con las distintas posibilidades que tienen delante. A menudo estas se reducen por bajas producidas por lesiones, la mayoría de ellas musculoesqueléticas. Algunos jugadores se esfuerzan al máximo tanto con sus equipos como con las selecciones y terminan con una lesión que les aleja del sueño de jugar un mundial.

¿Por qué se lesionan los futbolistas?

Por Ángeles Wolder


Expresiones como: ¡Se rompió!, pinchó, bajó de la lista, salió, ¡ya está fuera! lo dicen todo y para alguien que mental y físicamente se ha preparado para un objetivo cambiarlo debe de resultar muy doloroso y difícil.

La mirada que pone la Descodificación Biológica Original sobre las lesiones presupone que antes del síntoma la persona ha vivido una o varias situaciones de alto estrés de una tonalidad muy específica. No hay un único acontecimiento sino una sumatoria de situaciones que llevan a rebajar el valor que la propia persona tiene de sí misma. La emoción conflictual para las lesiones osteomusculares tiene que ver con la necesidad de rendir, de conseguir, de lograr o ser capaz y tener las capacidades para obtener algo. En el fondo es la necesidad de valer para un puesto, para ocupar un lugar y así poder dar lo mejor de si mismo y en caso de no conseguirlo hablamos de desvalorización.

Falta de rendimiento y desvalorización se dan la mano para dejar a los jugadores “fuera de juego”.

El cuerpo está diseñado para el movimiento y a través del mismo conseguir algo, por ejemplo, un mamut o un gol para el inconsciente, salvando las distancias, son lo mismo. El obtener le indica a la persona el valor para llegar a su objetivo. Conseguir un rendimiento es obtener una proporción favorable entre el producto, los medios usados y el resultado obtenido.

Cuando no se consigue la persona se devalúa (igual que la moneda) por lo que se cree que no tiene valor, consideración y pierde prestigio tanto de su propia mirada como la de los otros. Así llegamos al contenido de la vivencia del conflicto que es la desvalorización o la perdida de autoestima, pero no obstante para cada parte del sistema musculoesquelético hay un pequeño matiz que depende de la función de esa parte. Es distinta la función biológica de la cadera, de un músculo, de una articulación, un tendón o de unos meniscos.

La confianza en uno mismo es el elemento básico para estos conflictos. Creer en si mismo, confiar en los resultados, dejar de compararse, ver a los otros como compañeros de juego y no como enemigos en el campo, jugar para divertirse y no para satisfacer al ego es tan importante como la alimentación o la preparación física si de salir al terreno de juego se trata.

Si hay afectación de huesos el conflicto es de fuerte desvalorización; en los tendones o ligamentos es menor; en los músculos el lenguaje propio es de impotencia y falta de fuerza mientras que para la articulación es sentir que no se consigue hacer el gesto justo y preciso para una determinada acción.

Las creencias y los sentimientos de no ser capaz, no poder, ser un inútil o un inepto, un inservible para, no poder superar algo, no tener las aptitudes, no estar preparado o estar cualificado, no ser suficiente, no ser hábil, diestro o competente, o sentirse pequeño ante la grandiosidad de otro u otros priman en la mente de los jugadores que padecen una lesión.

Estas creencias y sentimientos se empiezan formar en nuestra infancia cuando vemos la mirada que ponen los padres según a donde llegarnos y a donde esperan ellos que lleguemos. A veces el resultado no es el esperado y el autocastigo y la culpa no tardan en aparecer. Pobres niños interiores que se pasan toda la vida intentando satisfacer lo imposible. Hoy, es la gente que se ríe de cualquier cosa, que alborota al personal, que critica, juzga desde afuera y se cree con derecho a decir de todo sobre los jugadores los que hacen mella en la autoestima de los jugadores.

Todo con moderación y equilibrio

Miremos algunos casos de los más alarmantes en esa carrera hacia el mundial. Gonzalo Higuain fue criticado por numerosos medios debido a que consideran que perdió oportunidades de gol en las finales de la Copa del Mundo y la Copa América. A principios de año fue una preocupación por su lesión de tobillo. Sergio Agüero pasó por una artroscopia de rodilla izquierda. Lionel Messi arrastra una lesión en el músculo aductor derecho. Sergio Romero tuvo una lesión en la rodilla derecha en marzo pasado. En abril de 2017 Marcos Rojo sufría una lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Eduardo Salvio fue operado el ultimo febrero de la rodilla derecha. Lucas Biglia se lesionó el 21 de abril las dos primeras vértebras lumbares y ya está dispuesto a seguir adelante.

Cada lesión tiene un lenguaje propio a nivel emocional. ¿Qué les pudo pasar para estar donde están?

Higuain tuvo una lesión en el tobillo que surge ante un conflicto de desvalorización por ir en la dirección equivocada. Agüero tuvo una lesión en rodilla izquierda cuyo sentir es desvalorización ante un reto deportivo por falta de reconocimiento e insatisfacción propia por los resultados. La rodilla habla también el lenguaje de sentirse sometido a las circunstancias que tocan y a la parte izquierda se le agrega el impedimento de ir o hacer lo que uno quiere sintiendo que ha de hacer lo que otros le dicen. Es el llamado sometimiento a las ordenes de los demás junto con la claudicación por los deseos propios.

Messi ha tenido varias lesiones musculares en bíceps femoral y aductores de ambos muslos y padeció pubalgia. Los músculos aductores son un grupo que está en la parte interior de los muslos y sirven para chutar la pelota cuando se cruza una pierna sobre la otra, para correr, regatear, ayudan a equilibrar la posición entre las piernas y por lo tanto a mantener la estabilidad. Los músculos tienen la vivencia de sentirse impotente, no tener la fuerza necesaria, sentir que falta vigor o robustez o que la fortaleza se escapa. ¿Qué ha podido sentir Messi? Ante todo, la falta de fuerza en un chute importante que, aunque él se ría como por ejemplo cuando falla un penal es posible que en su cabeza siga criticándose por el resultado. El otro punto débil del jugador es la zona del pubis que tiene un marcado carácter sexual y ya no deportivo y en su vida privada yo no entro.

Lucas Biglia sufre una lesión en las vértebras lumbar 1 y 2, en sus apófisis transversas y esta zona tiene un sentir de desvalorización central ante la pérdida de eje o de centro personal. Por ejemplo, se piensa y siente que es difícil seguir aguantando la presión que se soporta o que se está cargando un gran peso (llevo una cruz sobre mis espaldas). Los accidentes no ocurren por casualidad. Tiene sentido pensar sobre las causas de una lesión especifica si uno está interesado en el desarrollo personal más allá de solventar el problema para poder jugar.

Una posible consecuencia de los conflictos de desvalorización y de querer ser siempre bueno, el más grande o el mejor junto a la tendencia a compararse con los demás es el peligro de agotamiento por sobrecarga de la zona implicada. Salir de las lesiones implica mirar porque se ha llegado ahí. Buscar el origen y vaciar el contenido emocional para que el alivio sea más rápido y productivo.

El camino pasa descodificarse para llegar a poder vivir amándose tal como uno es, dejar las comparaciones de lado ya que cada ser humano es único e irrepetible por lo que mirar al otro no tiene sentido, salir del “tener que demostrar” y pasar de las críticas y juicios mordaces de los que no entran en el terreno de juego y ven todo muy fácil, desde afuera.

Hay que recordar que en el exterior se juega de una manera distinta que pisando el césped.

¡Desde aquí, deseo una muy pronta recuperación a todos aquellos que hoy dudan sobre su posible participación en la cita magnifica de Rusia 2018! Buen juego para todos.


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Las 5 Leyes Biológicas

Docente: Ángeles Wolder
Fecha de Inicio: 28 de Enero del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X