(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

¿Pesimismo o estrategia de supervivencia?
22 May 2018

¿Pesimismo o estrategia de supervivencia?

Dijo Mario Benedetti un pesimista es solo un optimista bien informado. En este artículo, Ángeles Wolder analiza el pesimismo desde el punto de vista de la Descodificación Biológica.

¿Pesimismo o estrategia de supervivencia?

Por Ángeles Wolder


La Real Academia Española dice que el pesimismo es la propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más desfavorable.

Un pesimista es alguien que si tiene que elegir entre dos males va a elegir los dos y puede parecer muy gracioso, pero para la persona que lo vive es una incomodidad continua y una fuente de sufrimiento de la que no sabe escapar.

La Descodificación Biológica Original entiende 2 cosas:

  • El resultado es el objetivo, aunque el resultado no nos guste.
  • Antes de que aparezca un síntoma la persona ha vivido un conflicto biológico

Esto significa que el pesimismo tiene una lógica y cumple una función. Y nos preguntamos ¿para qué sirve ser pesimista? Ya que alguna función tiene que tener sino no aparece porque en la Naturaleza no se gasta energía inútilmente.

¿Cuál es la lógica biológica de la persona pesimista?

Os planteo que nos remontemos a la época de las cavernas y miremos en ese momento el para que de ser pesimista.

Ver el lado negativo de las cosas tenía un sentido. Si una persona antes de salir de la caverna calculaba más, por ejemplo, midiendo antes de cruzar un río o sopesada todas las posibilidades de ir por un lugar o por el otro o pensaba que no iba a cazar un mamut porque se daba cuenta de que los vientos eran contrarios o que no iba a encontrar un conejo para la comida del día se ponía a resguardo o espabilaba más para obtener lo que necesitaba. Y ¿qué pasaba cuando después de haber utilizado el lado negativo todo era un éxito? Pues que se celebraba y punto.

La lógica biológica nos dice que si mantenemos vivos los pensamientos negativos es porque hoy aún obtenemos mayor seguridad teniéndolos que sin tenerlos. Hoy sabemos que esta conducta forma parte del diseño original de nuestro cerebro y que el bucle de pensamientos negativos tiene como objetivo permitir la supervivencia. Si hemos sobrevivido ha sido gracias a que (y ahora lo digo en broma) en otro momento “miramos hacia los dos lados antes de cruzar una calle, aunque la calle tuviera una sola dirección”. Nuestra estancia en la tierra ha sido gracias a que en un entorno hostil donde el peligro podía venir desde cualquier lugar y en cualquier momento y en la que el medio físico podía ser un obstáculo fue absolutamente necesario que nuestro cerebro utilizará diferentes áreas para prever distintas posibilidades incluso por ejemplo que la zona frontal que piensa el futuro y es donde se aloja la función de imaginar el futuro se activaran y guardaran el recuerdo. Así es como esta conducta ha quedado registrada en nuestro inconsciente biológico.

Recordar: siempre nos alejamos de lo negativo y nos acercamos a lo positivo y en este caso nuestro cerebro ha interpretado, quizás de forma errónea, que es positivo ser pesimista para sobrevivir. Hemos desarrollado estrategias de supervivencia tomadas con mucha precaución. Por ejemplo, prever resguardarnos antes de que llegue la tormenta o taponar la zona de entrada a la caverna antes de que llegue un depredador. Además, hecho de forma rápida. Hay que ganar. Se tiene que conseguir avanzar a lo que puede pasar. Quizás los que nos antecedieron creían aquello de “piensa mal y acertarás” en el sentido de piensa en todo lo malo que puede ocurrir y celebrarás el estar bien.

¿Cuál es la lógica biológica de la persona pesimista en el año 2018?

En tiempo presente y excepto para las poblaciones que viven situaciones de riesgo (guerra, amenaza, atentados, violaciones, violencia, maltrato, etc.) nos podemos preguntar:

¿Por qué dejamos que nuestros pensamientos nos alejen de la calma o de la felicidad primaria?

Ser precavidos, muy cautos, prudente puede ser un bloqueo limitante en la vida y tiene su origen en el miedo. Y es un miedo a muchas cosas comenzando por miedo a perder la vida, miedo por la existencia, miedo a sufrir un daño corporal que lleve a la muerte. Hay un gran miedo visceral que hace que la persona transite de puntillas por la vida y siempre bajo control.

Otra actitud que tiene alguna programación temprana es la sospecha y la desconfianza. Esta puede venir de una experiencia de traición por lo que será muy previsor para evitar otra exposición dolorosa.

Los comportamientos responden y compensan los conflictos vividos en alguna parte de nuestra existencia y el cerebro busca siempre ayudarnos a permanecer con vida. Es muy eficiente pero poco inteligente. Por eso ahora cuando te encuentres con una persona pesimista o mires al espejo y te reconozcas pregúntate:

¿Qué es lo que me provoca más miedo a vivir? ¿Qué temo? ¿Cuándo se sobrevivió sopesando mucho los pros y contras? O ¿Cuándo fue peligroso no hacerlo?

Ahí está la respuesta a la conducta.

Un pesimista siempre hará la peor hipótesis posible y de todas las posibilidades escogerá la más negra. Su cerebro lo toma como real. Es una verdad absoluta para el sistema nervioso que se deja engañar. Si pasa algo malo estaba avisado. Lo que antes nos protegía hoy es fuente de infelicidad y limita la expansión como ser humano. La protección que necesitaban nuestros ancestros era real. La nuestra es una figuración autentica.

En la actualidad, la amenaza no es real, sino que pone en peligro varios elementos de reflexión: el ego, el poder, los bienes materiales, las expectativas, los deseos de experiencias por lo que vemos que todo está depositado en el exterior.

Ahora sabemos que no somos los pensamientos, sino que el cerebro produce pensamientos y está a nuestro servicio. Por eso podemos ponerlo de nuestro lado y que juegue a nuestro favor el partido de la vida.

En Descodificación Biológica Original comenzamos buscando el origen en este caso del pesimismo. Se comienza relacionándose con los miedos para poder sentirlos y vaciarlos. Luego viene el entrenamiento para tener otra manera de pensar u otra forma de interpretar la vida. Es hacer un camino para salir del ciclo de sufrimiento.

Te puedes entrenar observando como tus pensamientos entran y salen, van y vienen y puedes dejarles moverse sin oponer resistencia porque si no los detienes y puedes separarte de ellos te darás cuenta de que tú eres tú y en tu cabeza hay pensamientos, pero ellos no son todo tu ser.

Cuanta más conciencia pongas más se va a liberar la carga.

Me despido con un poco de Mafalda, una gran pesimista:

¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?

Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: ¿Quién soy y de dónde vengo? Memorias Transgeneracionales

Docente: Noelia Bonifacio Calatayud
Fecha de Inicio: 23 de Septiembre del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X