(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

Las lesiones de los futbolistas mexicanos
12 Jun 2018

Las lesiones de los futbolistas mexicanos

A pocos días del comienzo del Mundial de Fútbol Rusia 2018 ha salido la lista de los jugadores convocados, lo que pone en evidencia la lista de los que se quedan en casa. Esto ocurre cuando las lesiones osteomusculares arrecian y la máquina humana no se puede recuperar. ¡Cuánto esfuerzo, cuántas ganas, cuantas ilusiones se caen en el momento en que se siente un doloroso “crac” o “cric”!

Las lesiones de los futbolistas mexicanos

Por Ángeles Wolder


La mayor parte de los jugadores dan todo con sus equipos, en simultaneo tienen que jugar partidos con la selección nacional esforzándose para conseguir un lugar y terminan con una lesión que les aleja de su objetivo de jugar un mundial o “el mundial” que podría ser el último para algunos jugadores.

Expresiones como:

“¡Se desgarro!, está roto, quebró, se cayó de la lista”, lo dicen todo y para alguien que mental y físicamente se ha preparado para un plan concreto, cambiarlo debe de resultar muy doloroso y difícil.

La Descodificación Biológica Original describe las lesiones musculoesqueléticas como aquellas enfermedades que surgen a partir de que la persona haya vivido una o varias situaciones de alto estrés de una tonalidad muy específica, que es el rendimiento. No aparece ante un único acontecimiento, sino que es debido a una sumatoria de situaciones que llevan a rebajar el valor que la propia persona tiene de sí misma. Tiene que ver con la necesidad de rendir, de conseguir, de lograr o ser capaz, de dar un beneficio al grupo y sentir que se tiene la valía para hacerlo, de ser una persona “de provecho”. Para ello el jugador tiene que sentir y le han de reconocer los otros miembros del equipo que tiene las capacidades para obtener algo, que cuenta con el físico, con la potencia, con el vigor, con la astucia, con la táctica, con la estrategia, con la rapidez, con el fondo y mucho más para ganarse un puesto primero dentro de un equipo y luego en la Selección.

En este conflicto biológico hay una mirada continua sobre cómo es uno, cómo son los otros con los que se compara. Luego si hay desigualdad entre unos y otros se viene abajo la moral sintiendo que no se tiene un valor especifico por ser quien se es y la desvalorización entra en vía directa para que huesos, músculos, articulaciones, tendones y ligamentos sufran. Falta de rendimiento y desvalorización se dan la mano para dejar a los jugadores “fuera de juego”, agotados, decaídos y el círculo vicioso recomienza. No haber sido suficiente para poder jugar, haberse lesionado, estar en reposo, volver al campo, volver al estrés de la comparación, volver a la reparación de las lesiones y sumar una y otra lesión sin poder arrancar con una salida hacia algo mejor para la persona.

Autoconfianza, creer en sí mismo, dar todo cuando se puede y sentir satisfacción por hacerlo, jugar por placer (a pesar de los millones que hay en juego), olvidar las comparaciones, darse cuenta de que cada persona es distinta y por lo tanto incomparable o jugar para divertirse y no para satisfacer al ego son factores tan importantes como la alimentación o la preparación física si de salir al terreno de juego se trata.

La emoción conflictual para las lesiones osteomusculares es distinta para cada componente. La afectación de huesos nos cuenta que la persona vive el conflicto de fuerte desvalorización; en los tendones o ligamentos es menor; en los músculos el lenguaje propio es de impotencia y falta de vigor o fuerza mientras que para la articulación es sentir que no se consigue hacer el gesto justo y preciso para una determinada acción.

Las creencias y los sentimientos de desconfianza de uno mismo, de no tener la capacidad que se requiere, de no poder, ser un negado o un inepto, ser innecesario, no poder superar algo, no tener las aptitudes, no estar preparado o estar cualificado, no ser suficiente, no ser hábil, diestro o competente, o sentirse pequeño ante la grandiosidad de otro u otros priman en la mente de los jugadores que padecen una lesión.

La mayor parte de las creencias y sentimientos se establecieron en etapas tempranas de nuestra vida, principalmente cuando nuestros padres o tutores nos decían algo positivo o negativo en relación con el rendimiento, el valor, el esfuerzo, a las capacidades.

No eres fuerte, debilucho o tienes potencia

No sirves para… o tienes todo para…

Eres el mejor o eres el peor

Los padres han depositado sus propias expectativas en los hijos y ven como se cumplen o no. La mirada que luego devuelven al hijo le indica si es aceptado o no tal cual es o si se tiene que convertir en un personaje y llevar una máscara para ser amado. Un gran esfuerzo para un niño que años más tarde continuará llevando como herida de vida.

Algunas bajas de la Selección Mexicana y sus conflictos

Pido disculpas si los siguientes comentarios molestan a alguien. No conozco la vida de estas personas que mencionaré y sólo escribo a título de ejemplo el posible conflicto biológico que hay detrás de cada lesión. Solo cada sujeto podría validar o no la hipótesis.

  • Héctor Moreno tuvo, debido a una contusión en la pantorrilla izquierda, una lesión en el gemelo interno y el sóleo de la pierna izquierda. La vida secreta de las emociones de este trauma nos habla de no poder propulsarse en la vida, de no conseguir dar un paso en alto, de sentirse chiquitín sin poder avanzar con fuerza, de sentirse impotente por querer impulsar un proyecto y ver las trabas, de sentirse frenado o bloqueado.
  • Diego Reyes tuvo una lesión muscular en el muslo derecho. Un desgarro de 10 cm sobre el cuádriceps derecho le podrían impedir su participación en Rusia 2018. El músculo usa el lenguaje de la potencia, fuerza o vigor y se lesiona cuando la persona siente que no alcanza con lo que hace, no consigue y lo vive con impotencia, con falta de garra para correr e ir hacia adelante sintiéndose desvalorizado.
  • Andrés Guardado, “El principito” tiene lesiones nerviosas o neuromusculares. Compresión del Nervio ciático y atrapamiento del Nervio peroneo derecho. En abril se decía que arrastraba problemas ocasionados por un duro golpe en la tibia de la pierna derecha cuya inflamación reparatoria provoca la compresión neural. Es uno de esos jugadores que domina con la pierna izquierda, uno de los zurdos que puede marcar la diferencia. La pierna derecha y el peroné junto al Nervio peroneo se pueden resentir ante un conflicto biológico emocional de sentirse impedido de ir hacia donde se quiere ir. Bloqueado o contrariado en su movimiento. ¿Será que juega donde no quiere y lo que quiere no lo tiene?
  • Carlos Salcedo fue intervenido de una fractura del tercio distal de la clavícula izquierda. Ya se ha recuperado y está en la lista de convocados ¿pero que lenguaje habla su lesión? No sentir el suficiente apoyo para hacer algo ya sea en el campo, durante los entrenamientos, por parte de la familia, etc. La lesión ocurrió cuando defendía una pelota y cayó sobre su brazo. La falta de sostén, de soporte, de auxilio o de socorro en los momentos difíciles pudo sentirla y aparecer el estrés de desvalorización.

Cuando aparece una lesión la persona se vuelve a desvalorizar por sentirse frágil o débil y reaparece el estrés que habla el rendimiento. Salir del círculo vicioso de las lesiones implica mirar porque se ha llegado ahí. Buscar el origen y vaciar el contenido emocional para que el alivio sea más rápido y productivo. Darle el tiempo suficiente y necesario al cuerpo para que solo consiga la sanación. Es visualizar un futuro mejor sin tensionarse en el presente. Es descodificar para sanar.

Un paso más allá de la descodificación está el poder vivir amándose tal como uno es, entender que todos tenemos capacidades y también debilidades, escuchar los mensajes que envía el cuerpo y que parten de un alma dolida, escuchar la necesidad de reposo y descanso, de valorar el vacío dejando los rellenos de lado.

Descodificando al equipo

México ha participado en 15 mundiales de Futbol y el mejor resultado obtenido ha sido estar en cuartos de final dos veces, en 1970 y en 1986.

¿Cómo se sienten en grupo ante esos resultados?
¿A qué aspiran el Director Técnico y los jugadores?
¿Dónde ponen el foco?
¿Cómo se sienten ante el fútbol europeo?
Para todos, ¿Qué sería un buen resultado?

Seguramente estas respuestas nos darán las pistas de porque se lesionan o porque se llega a donde se llega.

Desde aquí, deseo que todos los equipos se diviertan más allá del resultado. Es un indicador de buena sanidad mental.

¡Buen juego para todos!


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso presencial: Introducción a la Descodificación Biológica

Docente: Marta Menéndez
Fecha de Inicio: 16 de Marzo del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


1 Respuesta

Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X