(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

30 Oct 2018

La importancia de la seguridad afectiva en el inicio de la vida

La haptonomía cómo herramienta para generar confianza y seguridad en la pareja y al bebé

Por Arianna Bonatto

En este artículo para la Revista EDBO nº6 Especial Infancia Arianna Bonatto Médica Pediatra y Homeopática e Instructora de Child Play Yoga, nos habla de cómo el acompañamiento haptonómico ofrece herramientas para reencontrar la confianza en la pareja, recuperar la seguridad e indicar al niño el camino que tendrá que recorrer para nacer, guiándole y sosteniéndole en todo momento.

¿Qué necesita un ser humano para desarrollar sus dones, para amar profundamente, pensar libremente y relacionarse con el mundo aportando su pequeño grano de arena a la evolución del planeta?

La pregunta contiene muchas respuestas, sin embargo, los que se dedican al estudio de la psicología humana —y más recientemente los neurocientíficos— están de acuerdo en atribuir gran parte de la responsabilidad del pleno desarrollo de la persona a que ésta se sienta en seguridad afectiva desde muy temprano. Como seres humanos, nuestras experiencias nos constituyen y el contexto afectivo en que toman lugar es de importancia extrema. Un acontecimiento traumático puede ser vivido positivamente, mientras que otro aparentemente insignificante podría dejar una marca profunda según el entorno psico-afectivo en el cual haya tenido lugar.

La Haptonomía Perinatal postula que, a partir de la concepción, el Sujeto busca seguridad, tiene deseos y sabe perfectamente distinguir lo que es bueno para él de lo que no lo es, lo agradable de lo desagradable. Desde su inicio, el niño construye el sentimiento de “mismidad del ser” a través de las estimulaciones sensoriales que continuamente le solicitan, un verdadero concierto polisensorial tocado por sus padres. La modulación de la voz de la madre, la del padre que se acerca y se aleja, la rigidez de las paredes uterinas o su flexibilidad, el cambio de sabor y de olor del líquido amniótico según lo que mamá come o las emocione que la atraviesan, la pulsación del su corazón y el ritmo respiratorio que cambia a lo largo del día: todos estos son elementos sensoriales que determinan lo que Françoise Dolto definió “continuidad existencial” sobre la cuales el niño desarrolla un discernimiento estético.

Hay más. Un niño, antes de nacer, sabe perfectamente si lo que entra en contacto con él a través de su contenedor es una mano o el borde de una mesa. Su posibilidad de percepción es tan fina que sabe si quien le toca es su padre u otra persona, y si este contacto es animado por el deseo de ir a su encuentro o si es un toque desprovisto de intención afectiva.

La capacidad sensorial y sensual del niño antes de nacer es inesperadamente amplia y sutil, tanto que llega a percibir mucho más allá de los límites uterinos. El entorno corporal más cercano a la matriz, constituido por el conjunto de órganos y tejidos contenidos entre diafragma escapular y el diafragma pélvico, componen un verdadero cobijo para él. En Haptonomía otorgamos a esta zona el nombre de regazo, porque es allí donde se concentra la capacidad de acoger afectivamente a otro ser. No hay diferencia de género, hombres y mujeres disponemos de un regazo que cumple con su vocación afectiva cuando se impregna del sentimiento de ternura, y que al reanimarse se calienta, se reblandece, se dispone a acoger otro ser. Es por ello que para la Haptonomía, el útero no solamente contiene el feto, sino que es el regazo que cobija, mece, y envuelve al niño en la relación con sus padres —en primer lugar— y con el resto del mundo —en segundo lugar.

El trabajo de la Haptonomía, ciencia de la afectividad y de los sentimientos, está profundamente basado en la seguridad y la confirmación afectiva y en la devolución del sentimiento de seguridad de base, desde el inicio de la vida hasta su fin.

Para la confirmación afectiva la Haptonomía propone un contacto táctil muy específico que llamamos afectivo-confirmante. Este contacto es indispensable para que cualquier Sujeto se desarrolle y haga florecer todas las posibilidades contenidas en su constelación significativa, constituida por los datos filogenéticos y ontológicos que le pertenecen desde su nacimiento. La epigenética hoy nos explica lo que Frans Veldman, fundador de la Haptonomía, afirmaba hace más de 60 años. Los datos genéticos necesitan de un cierto tipo un entorno para expresarse de una manera o de otra. Hay condiciones que activan y otras que inhiben, hay entornos que estimulan la expresión de ciertas proteínas y el cableado de ciertas vías neuronales, y otras que empujan hacia la dirección opuesta. Cada día tenemos más información sobre la importancia del inicio de la vida para el desarrollo de nuestra identidad y para responder a las vicisitudes de la vida. El nacimiento nos inscribe y nos marca. La manera en que hemos sido acogidos, tocados, atendidos en nuestras necesidades, sostenidos por los brazos de los adultos, alimentados en nuestros primeros meses de vida, determinará el zócalo sobre el cual se construirá nuestra identidad humana.

En este sentido, la Haptonomía Perinatal interviene con un acercamiento global y afectivo a la pareja de padres y a su hijo, otorgando a cada uno su lugar dentro de la triada. No se trata de una terapia corporal aunque implique un contacto táctil.

Durante el acompañamiento haptonómico los padres aprenden a tocar de una manera particular, aquí los gestos tienen una intención afectiva y una profundidad que supera en gran medida el mero contacto físico. En la intimidad de las interacciones que se realizan a lo largo del acompañamiento haptonómico perinatal, los padres se confirman afectivamente en uno con el otro y, envolviendo con un sentimiento de ternura su criatura, trasforman el útero en un verdadero regazo, una cuna suave, cálida y ancha para que el niño sienta la libertad de moverse, de expresarse y responder a las invitaciones de los progenitores.

El padre aprende a proporcionar a su mujer la comodidad y la seguridad necesarias para llevar el niño en su regazo sin gran esfuerzo; sus manos la sostienen de manera tierna y segura y el niño empieza así a conocerle. La madre desarrolla el sentimiento de regazo materno que alimenta el vínculo con su hijo. Es natural que la pareja rencuentre así la emoción y el placer de estar juntos y que el niño se manifieste a través de balanceos, como si danzara. Este ponerse en movimiento nos muestra que ya tiene un lugar en la familia, que sabe que sus padres lo esperan.

El acompañamiento haptonómico prepara también el momento del parto. El miedo al dolor o a las complicaciones, la reacción a los tecnicismos de los equipos obstétricos (registro cardiotocográfico, anestesia peridural, tactos vaginales, administración de medicamentos en vena, quirófano…) ponen en evidencia la vulnerabilidad de la madre y conllevan fácilmente la pérdida del contacto afectivo entre la madre y el niño. La madre acaba encerrada por su propio miedo, el padre está perdido sin saber cómo ayudar su mujer, privado de su rol de hombre, y el niño se siente solo: sensaciones desconocidas llegan desde su entorno, sin que pueda darle un sentido.

Es aquí donde el camino recorrido durante el acompañamiento haptonómico ofrece herramientas para rencontrar la confianza en la pareja, recuperar rápidamente la seguridad e indicar al niño la dirección del camino que tendrá que recorrer para nacer, guiándole y sosteniéndole en todo momento. En la percepción de esta continuidad afectiva, acompañado y confirmado por los padres e invitado por los profesionales (en el afortunado caso en que hayan recibido una formación haptonómica), el niño se pone en movimiento, se empuja con sus piernas, busca el camino con su cabeza colaborando a su propio nacimiento, impulsado por su propio deseo de nacer, gracias a que durante el embarazo se pudo percibir como ser vivo, invitado a manifestarse y a vivirse a sí mismo dentro de lo que llamamos vida. El encuentro con la madre, encima de su cuerpo, sostenido en su base por la mano del padre, le dará la seguridad suficiente para hacer la lista de lo que perdió al dejar la vida intra-uterina y darse cuenta que sí, ellos siguen siendo los mismos.

Cumpliendo con la promesa del rencuentro, el acompañamiento haptonómico seguirá hasta que el niño camine, inaugurado una nueva y revolucionaria etapa del desarrollo.

Resulta fundamental saber que la Haptonomía nació a raíz de las dramáticas experiencias que Frans Veldman vivió en la segunda guerra mundial. Sumergido en la violencia del conflicto, pudo darse cuenta de la importancia de la afectividad en las relaciones humanas. De esta paradoja, donde lo peor de nosotros encuentra lo más elevado, nació el deseo de investigar sobre un aspecto fundamental y sin embargo aún desconocido como es la afectividad desde el inicio hasta el final de la vida. La teoría haptonómica y sus aplicaciones concretas proceden entonces de 60 años de reflexiones, vivencias fenomenológicas, elaboraciones transdisciplinares y un enorme deseo de trasmisión a las generaciones futuras.

La formación en Haptonomía Perinatal se realiza en París y está dirigida a comadronas, médicos, obstetras y psicólogos perinatales interesados en acompañar afectivamente al niño y sus padres y a favorecer la maduración de la relación afectiva en la familia.


Este artículo forma parte de la Revista EDBO nº6 Especial Infancia.


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Las 5 Leyes Biológicas

Docente: Ángeles Wolder
Fecha de Inicio: 28 de Enero del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X