(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

5 Nov 2018

La atención de los niños en la consulta médica

En este artículo para la Revista EDBO nº6 Especial Infancia Patricia Ricciardelli, Médica Pediatra. Master en Medicina Homeopática por la Universidad de Barcelona, Instructora de Child Play Yoga e Instructora de Lu Jong 1, nos habla de como la observación y la escucha activa pueden ser nuestros grandes aliados para entender mejor la situación de los niños que recibimos en consulta.

La atención de los niños en la consulta médica

Por Patricia Ricciardelli


Recibir a los niños que vienen a la consulta es siempre un motivo de alegría, y ayudar a que recuperen su salud se convierte en un objetivo deseado apenas verlos, sobre todo cuando están afectados por una enfermedad.

En pediatría contamos con el Triángulo de evaluación pediátrica, por el que podemos valorar en los primeros minutos de la consulta el grado de afectación del niño con solo observarlo, y esto es lo primero que hacemos cuando recibimos a un niño. Con esta valoración inicial ya tomamos las primeras decisiones.

Si el estado del niño permite que sigamos con la atención, porque no requiere acciones urgentes, continuamos con la valoración. En esta segunda parte la forma de saber qué le pasa al niño, no es solo preguntando a quienes lo acompañan, sino observando qué nos transmite cuando nos acercamos, si nos lo permite o no, y cómo se relaciona con su entorno. También observamos la interrelación con sus padres, o con la persona que le acompañe a la consulta. El niño se muestra, habitualmente, sin prejuicios y en forma genuina, de manera que, con sus acciones, podemos ver sus intereses y sentimientos.

La forma de moverse, el espacio que ocupa para sus juegos, su imaginario, todo esto es un compendio de cosas a observar para reconocer cuando algo lo altera.

Por otra parte, la escucha activa sin interrupción, procurando interpretar lo que quiere transmitir quien trae al niño a la consulta, enseña mucho, en mi caso he aprendido muchísimo de ellos y cada día amplío la visión incorporando aspectos muy útiles para mi profesión, que no se me hubieran ocurrido si no hubiera escuchado atentamente a los padres o cuidadores.

No usar la profesión médica como pedestal creo que también es un aspecto importante, la cercanía en el trato tiende puentes de comunicación que son maravillosos, retroalimentan y fortalecen la atención en todos los aspectos.

Para mí los niños son como grandes músicos, cada uno ejecuta su propia melodía y cuando lo hace expresa felicidad que se expande y multiplica en el entorno, que contagia. Por el contrario, cuando no es capaz de ejecutar su propia melodía, se desvitaliza, desafina y se enferma. Considero también que el estado de salud es ese punto óptimo de bienestar equiparable a escuchar una buena melodía y como nos sentimos de bien al escucharla.

Lo que pasa con los niños es que a veces les nace un rockero a papás que les gusta la música clásica, o viceversa. Esto es muy divertido de observar en la consulta. Otras veces un niño nace en un entorno afín, pero al llegar a la edad escolar contacta con un entorno educativo diferente y aquí comienzan los desafíos, que siempre fortalecen, pero que a algunos niños les hace salir de su estado de salud y enfermar.

En consecuencia, cuando recibimos a un niño en la consulta, hay que saber cuánto de enfermedad vemos y cuánto de necesidad de expresión frustrada de impulso creativo frenado hay en un niño que lo lleva a sentirse mal.

Los seres humanos transformamos las sensaciones en sentimientos y si estos no son agradables o tolerables nos afectan. Todos somos más o menos creativos y tenemos impulsos de expresión que, de no encausarse adecuadamente, pueden originar enfermedades expresadas en el cuerpo o en el comportamiento.

En mi caso, o en lo que refiere a mi trabajo en la consulta, procuro ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para que esta situación se solucione, a veces tratando al niño y otras buscando alternativas que implican otros aspectos como la educación, la alimentación, los hábitos. Ante la aparición de una enfermedad existen diferentes opciones de tratamientos. Mi punto de vista es que debemos aplicar todos nuestros conocimientos para lograr restablecer el estado de salud y recuperar la vitalidad.

Los tratamientos médicos son adecuados para tratar enfermedades a niños en base a protocolos de tratamiento. No obstante, existen medicamentos que son inadecuados para los niños, ya que los mismos que los producen indican no administrarlos por debajo de los dos años. Valga como ejemplo los antitusígenos indicados para tratar la tos. Siendo el síntoma tos tan frecuente en la infancia, no tenemos alternativas a aplicar con la medicina halopática en el tratamiento de la tos en niños pequeños.

En este último punto encuentro que los tratamientos considerados por la medicina integrativa que enfocan al ser humano desde una visión más amplia y global, son una alternativa válida en la infancia.

La osteopatía, la nutrición, los medicamentos homeopáticos son instrumentos perfectamente aplicables como tratamiento en sí mismos, o complementarios a los tratamientos convencionales. Aplicados por profesionales formados para su manejo no hacen daño, no tienen efecto colateral y se adaptan a tratar niños quienes, como ya vimos pueden reaccionar de manera diferente por su diferente forma de ser y de sentir, ante un mismo problema.

La elección del tratamiento se basa en interpretar lo que le pasa en un momento determinado, cómo lo expresa en lo físico y cómo varia su comportamiento durante una enfermedad. Este aspecto cualitativo es exclusivo de los medicamentos homeopáticos y su efectividad la podemos observar en la práctica profesional además de contar con el aval de múltiples artículos y publicaciones al respecto.

En conclusión, atender a niños requiere aparte de conocer la Pediatría, ser un gran observador lograr conectar con ellos, percibir que sienten y ayudarlos a ellos y a sus familias.


Este artículo forma parte de la Revista EDBO nº6 Especial Infancia.


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Recursos para terapeutas: Técnicas Gestálticas

Docente: Raquel Pérez Gras
Fecha de Inicio: 04 de Febrero del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X