(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

21 Dic 2017

El goce de acabar y la pasión por empezar

Ángeles Wolder se despide del año destacando la importancia de dar fin a lo que se deja atrás para poder dar la bienvenida a un nuevo ciclo, con energía renovada y con la mente abierta y curiosa, dispuesta a vivir un nueva aventura. 

El goce de acabar y la pasión por empezar

por Ángeles Wolder


Un año más es un ciclo que termina y otro que comienza. Un cierre con el balance de todo lo vivido. Año intenso bañado por todo el abanico de emociones, sentimientos de sube y baja, de diversas intensidades. Ha pasado muy rápido y, aun a sabiendas de que es subjetivo, no puedo escapar a la sensación de movimiento continuo e intenso; así es cómo las experiencias ricas se suceden y el 2017 ha sido así, lleno —llenísimo— de caminos, rincones, personas, encuentros y aprendizajes que lo hacen un año rico en evolución.

Ahora toca mirar hacia atrás, levantar la copa y darlo por finalizado. Cerrar es importante para los humanos y todos necesitamos terminar nuestras tareas y empezar, si no las ideas giran sin cesar en nuestra cabeza. Lo inconcluso duele y pulsa por salir. Ya lo explicaba Bluma Zeigarnik en 1927. Me pregunto si en el camino del 2017 quedaron asuntos pendientes o inacabados. Y seguro que aparecen algunos eventos que nos dicen que queda algo por revisar y que el cerebro tiene que dar por terminados. Para conseguirlo, un acto psicomágico donde se incluye todo y luego se quema. Así podrá abrirse a seguir buscando y, principalmente, encontrando.

Jorge Bucay, en el cuento EL BUSCADOR, del libro “Cuentos para pensar” narra la historia de alguien en movimiento.


Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador que es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda. Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada… Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un buscador, quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción … “Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar… Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado, también tenía una inscripción, se acercó a leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terrible mente conmocionado. Este hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra una lápida. Todas tenían 3 inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

– No ningún familiar – dijo el buscador – ¿Qué pasa con este pueblo?, ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo ha obligado a construir un cementerio de chicos?

El anciano sonrió y dijo:

-Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré: cuando un joven cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta, como esta que tengo aquí, colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: a la izquierda lo disfrutado…, a la derecha, cuanto tiempo duró ese gozo. ¿Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana?, dos?, ¿tres semanas y media?… Y después… la emoción del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿El minuto y medio del beso?, ¿Dos días?, ¿Una semana? … ¿y el embarazo o el nacimiento del primer hijo? …, ¿y el casamiento de los amigos…?, ¿y el viaje más deseado…?, ¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano…? ¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones?… ¿horas?, ¿días?… Así vamos anotando en la libreta cada momento, cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido.


Este año que marcha y se contabiliza en experiencias, aprendizajes, búsquedas ricas en tiempo disfrutado y fabulosamente vivido ha sido una vez más un gran regalo de vida al que doy unas profundas e inmensas GRACIAS.

Ahora con la mirada en dar la bienvenida al siguiente con apertura, curiosidad, deseos y sueños y con el fluir de lo que empieza y de lo que acaba. Todo continúa y sigue moviéndose como las emociones dentro de nosotros.


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso presencial: Proyecto y Sentido

Docente: Raquel Pérez Gras
Fecha de Inicio: 23 de Febrero del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


2 Respuestas

  1. Andrea Nemer
    Andrea Nemer

    A mi querida Ángeles y todo el grupo humano que la secunda y apoya desde EDBO, deseo darles las GRACIAS por todo el trabajo y dedicación a lo largo de éste 2017 tan lleno de encuentros y desencuentros que nos llevaron a crecer y aceptar que todo tiene su tiempo para manifestarse y resolverse, haciendo que “el bocado atrapado” tenga otro disfrute y sabor.
    Celebro haberlos cruzado en éste maravilloso camino que significa ESTAR VIVO y que muchas veces no podemos, porque no contamos con las herramientas necesarias para hacerlo, DISFRUTARLO EN PLENITUD.

    Gracias por haber sacudido mis cimientos hasta el tuétano haciendo necesario tener que volver a levantarlos con una base mucho más sólida y auténtica, sintiéndome mucho más y mejor identificada con el nuevo SER que aflora de ésta “pupa” en formación.

    Gracias por el cariño, los cuidados y dedicación de aquellos con los que compartimos módulos como Diana, Mariola, Alejandro, Carlos y, por supuesto tú Ángeles que, en mi manera subjetiva de verte, me llena de alegría sentir que, por lo expresado en tu cierre de año, más allá de la teoría (muy válida y respetada por cierto), si te pinchas sangras como todos y cada uno de nosotros ;).

    Para cerrar quiero expresar 3 cosas.
    Son seres:
    1- Admirables
    2- Entrañables y
    3- Muy queribles.

    Les deseo una MUY FELIZ NAVIDAD y un 2018 COLMADO DE ENCUENTROS, DICHA Y FELICIDAD!!!

    De corazón,

    Andrea

    1. Comunicación EDBO

      Hola Andrea,

      Agradecemos inmensamente tus palabras y nos reconforta saber que el trabajo que hacemos llega a todos vosotros.

      En nombre de Ángeles Wolder y todo el equipo de la Escuela, deseamos que este nuevo año y nuevo nivel esté lleno de nuevas experiencias, de “remover cimientos” y de encontrar la plenitud disfrutando de cada pasito que damos juntos.

      Gracias de corazón, Andrea.

Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X