(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

Desarrollo del cerebro infantil
4 Oct 2018

El desarrollo del Cerebro Infantil

Todo lo que ve y siente un niño menor de 6 años, va directamente a la mente inconsciente y lo graba. En este artículo para la Revista EDBO nº6 Especial Infancia, Gonzalo Sanagustín nos habla sobre el desarrollo del cerebro infantil.

El desarrollo del Cerebro Infantil

Por Gonzalo Sanagustín


Hoy en día existe tanta y tanta información sobre todo que la verdad uno ya no sabe que creer; mi consejo es ir al que los resultados, con un tema tan apasionante, a la par que importante y complejo como es el “cerebro”, este pequeño y gran desconocido que cada día se sabe más y cada día conocemos menos.

La antigua ciencia nos decía que cuando la persona nace con unas características físicas, genéticas, estructurales y biológicas que se terminan de formar, ya prácticamente son inamovibles, es decir, está predestinado a esa estructura formada al azar por la naturaleza.

Actualmente, los últimos estudios en neurociencia, epigenética, neuroendocrinología, entre otros, nos dicen y muestran todo lo contrario. Antiguamente, había personas que afirmaban algunas ideas, pero como no lo podían demostrar en un laboratorio, ciertamente los convertían en charlatanes. Hoy en día, existen comprobaciones “científicas” admitidas, que apenas hace 20 años no se aceptaban porque no se habían podido demostrar aún; esto quiere decir que, si la ciencia todavía no lo ha demostrado, no quiere decir que no exista o no pueda ser real, ya que hace pocos años muchas cosas no se habían podido demostrar, pero hoy en día ya sí, y están totalmente aceptadas y verificadas.

Hay personas que dicen ser “realistas” pero ¿acaso era realista, hace unos siglos, decirles, en la época de la edad media que hoy en día con un aparato llamado teléfono móvil podrías hablar a tiempo real, en color y sin cables con el otro lado del mundo? Simplemente, era imposible; o que doblando trozos de metal y poniendo un motor podías volar por todo el planeta con algo llamado avión, o sencillamente que tocando un interruptor que enciende una luz a voluntad…

No era posible en aquella época, pero menos mal que no todos piensan así ya que si así fuera seguiríamos viviendo en las cavernas.

Volviendo al tema que nos corresponde hoy, la “formación del cerebro infantil”. Los últimos estudios rompen todo el paradigma de lo que se conoce hasta hoy. Gracias a la tecnología médica y física, hoy en día se puede medir el cerebro con muchísima precisión, lo que rompe con muchas “verdades” hasta hoy aceptadas como realidad.

Los resultados de los estudios realizados a través de la medición de las ondas cerebrales, la química interna, el movimiento de los electrones, etc…. contradicen lo que nos habían dicho hasta ahora.

Haciendo un breve resumen, el cerebro se caracteriza principalmente por cuatro tipos de ondas cerebrales según su actividad eléctrica, que son: Beta, Alfa, Zeta y Delta.

Cuando un bebé nace su estructura cerebral se mueve en patrones de ondas delta, es decir, vive en el estado más profundo de la conciencia, no existe todavía la mente analítica, el bebé está como observador del mundo, siente el mundo exterior y lo integra a su mente inconsciente sin filtrar debido a la cualidad de las ondas cerebrales en que se mueve el cerebro en esa etapa, es la etapa que están ahí y parece que no se enteran de nada, pero debido a estas ondas el bebé percibe toda la información por esta vibración y la integra en el cerebro inconsciente.

Aproximadamente a los 2 años de edad, el bebé se desarrolla, y entra en patrones cerebrales Zeta, es ahora cuando el niño empieza a interactuar con el mundo exterior, confunde la realidad con la ficción y empieza a asociar todos los estímulos externos con su estado interno, es decir, toca una estufa y se quema, y asocia la estufa con dolor, por lo que ya no la vuelve a tocar (por lo menos conscientemente) debido a esa sensación desagradable que le ha provocado.

A partir de los 6 años se desarrollan y aparecen las ondas alfa, donde el niño puede llegar a niveles más altos de conciencia, pero aun está muy conectado a su mundo interior.

Y sobre los 12 años el cerebro desarrolla la mente analítica, las ondas beta, que permite llegar a procesar mas información intelectual, el pensamiento racional y estados mas intelectuales y conscientes.

Hay tres tipos de ondas beta, son las beta bajas, es decir que la atención está en el mundo exterior pero la persona se siente tranquila, por ejemplo cuando escucha hablar a alguien. Cuando aumenta la actividad cerebral (estrés) aumentan las ondas beta medias, por ejemplo, cuando vas a realizar un examen, hay un estado “nervioso” pero controlado. Y las ondas beta altas, por ejemplo, si te llaman y te dicen que hay una bomba donde estás y no puedes salir, entrarías en un estado de estrés intenso y el cerebro se movería en patrones de ondas beta altas (estado de supervivencia), en este estado ponemos la atención principalmente en tres lugares:

  1. El cuerpo
  2. El tiempo
  3. El espacio

Eso tiene sentido, ya que en estado de supervivencia proteges tu cuerpo (ahí está tu vida) de manera rápida (tiempo) y buscas huir, luchar o esconderte (espacio), por eso, la gente que se estresa se vuelve egoísta y consume su energía física y se enferma.

Por naturaleza, una persona adulta tiene los todos los ciclos de ondas cerebrales, según el estado mental en que te encuentres procesas unas ondas o otras. El detalle de esta información es el siguiente: “en los niños menores de 6 años no se ha formado la mente analítica, y funcionan en modo inconsciente” eso quiere decir que todo lo que ve y siente un niño menor de 6 años, va directamente a la mente inconsciente y lo graba.

Cuando decimos cosas a los niños menores de 6 años con una intención clara y una emoción elevada eso crea su manera de ver la vida, y de eso va a depender su comportamiento, sus decisiones, su seguridad, etc… Y los primeros 6 años de vida se repiten el resto de toda nuestra vida, ya que es la programación mental que tenemos y la manera en que vemos la vida, y con eso valores vamos a apoyarnos siempre, a no ser que “borres” toda esa información y reescribas un nuevo modelo mental.

Hoy en día existen muchos modelos educativos y maneras de enseñar y formar a los niños, pero los que se está viendo que obtienen mejores resultados son aquellos en que enseñan a los niños a tener seguridad, control emocional y a proyectarse en lo que quieren, más que los que les enseñan a nivel intelectual y procesos de memorización.

Teniendo en cuenta cómo funciona las ondas cerebrales y el cerebro infantil, nos hace responsables de cómo tratamos, enseñamos y nos dirigimos a los niños, ya que “tus hijos” no van ha hacer lo que tu les digas, ellos van hacer lo que “a ti te vean hacer”, es decir, tenemos que ser el ejemplo que queremos ver, y eso nos hace responsables como padres.

La conclusión de todo esto es que, hoy en día, para poder cambiar los resultados de nuestra vida, como nuestra salud, economía, carácter, relaciones, estado emocional, etc., tenemos que cambiar nuestro estado mental ya que todo esto solo son resultados de nuestro estado mental de cómo pensamos y como nos sentimos constantemente y eso nos viene de nuestra infancia, de nuestros primeros seis años de vida.

Si cambias la química cerebral, eso va a modificar tus pensamientos, que cambiará tus emociones, que te hará tener otro comportamiento y, con ello, otra realidad. Las personas intentan cambiar su vida o algunos aspectos de ella desde la misma personalidad y eso es químicamente, energéticamente, fisiológicamente imposible, literalmente te has de convertir en otra persona diferente para cambiar los resultados de tu vida.

Con algunos sistemas de neurociencia o desde la Descodificación Biológica Original, entre otros, se puede acceder fácilmente a la programación mental que tenemos desde la infancia para poder provocar cambios profundos en las personas, es decir, enseñar al niño que llevamos dentro otra información o manera de ver la vida.

Detrás de ello hay una maquinaria biológica y científica espectacular para aportarte bienestar, y todo esto comienza en los niños, en la manera en que tratamos y enseñamos a los niños, eso nos convierte a cada uno en responsable de poder crear un mundo mejor, mostrando una manera más sana, biológica y respetuosa de vivir, ya que el ejemplo empieza con uno mismo: “sé el ejemplo que quieres ver ”.


Este artículo forma parte de la Revista EDBO nº6 Especial Infancia.


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Masterclass: ¿Cómo se relacionan las enfermedades con las emociones?

Docente: Ángeles Wolder
Fecha de Inicio: 09 de Julio del 2018

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X