(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

17 Sep 2018

El amor a conciencia

Una vez que ha pasado la fase de los primeros tres años de enamoramiento o “amor loco”, apasionado, sin frenos y sin razón la cordura se impone y aparece la estabilidad siempre y cuando ambos miembros de la pareja tengan sanidad mental.

El amor a conciencia

Por Ángeles Wolder


Si los dos no están por la labor de hacer el camino de la vida de forma calmada la relación tendrá altos y bajos y muchas historias de dolor que contar.

Los primeros tres años cargados de hormonas y neurotransmisores han servido para que la pareja se atraiga, testee si es la mejor combinación, se conozcan y comience la adaptación y a partir de ese momento surge la pregunta de y ahora, ¿qué? Es el instante de la crisis de crecimiento de la pareja en la que el carácter e identidad de esta se ve cuestionado. Muchas opciones como separarse porque ya se han visto las incompatibilidades, decidir por un amor que tolera, decidir por la continuidad intentando cambiar al otro para que se adapte mejor al modelo propio o continuar juntos por los hijos o por lo que una a cada persona. Es, por ejemplo, reconocer que la cooperación para criar un hijo está durante un tiempo por encima de las necesidades personales. Es un amor más solidario que se plantea en conexión con la razón en mayor medida que con la emoción.

Es un amor que requiere de las neuronas espejo sanas y trabajando para sentir empatía por el otro u otros. La empatía es la capacidad de comprender el sufrimiento del otro, de poder ponerse en su lugar o en sus zapatos y si el sufrimiento del otro es por acciones nuestras saber que camino tomar. Si un miembro de la pareja no es empático con el dolor del otro es que poca sanidad mental hay en la persona o está desconectado del área prefrontal que es la que contiene las neuronas espejo y la que valida las ideas morales y éticas de la persona. Si el otro llora o sufre poder ver de forma madura que ha ocurrido siempre y cuando no sean lagrimas de cocodrilo o una forma de manipulación.

Esta etapa es un período de madurez de la pareja en la que el apego y la necesidad del otro pasa por encima de la pasión y la unión o el compañerismo permiten poner en la bascula los elementos que harán medianamente felices a los componentes de la familia. A menudo la felicidad es para todos, pero si eso no fuera posible al menos construir un sistema donde los hijos puedan crecer con una estructura que soporte el proceso. El apego para la crianza se consigue mediante dos hormonas que son la oxitocina y la vasopresina que se producen en hipotálamo y gónadas.

Muchas parejas han valorado lo que tienen y deciden regarlo cada día con acciones que les haga crecer como pareja y como persona en lugar de destruir lo construido. Por ejemplo, cada noche se dicen uno al otro lo que les ha gustado vivir juntos o un rasgo positivo del otro en lugar de soltar un aluvión de críticas. Aprecian el cuidado del otro, de la pareja y de los hijos y hay quien se ajusta a las peticiones familiares o sociales o ideas religiosas y no se separa por el llamado “que dirán”. Todas son decisiones respetables. Ya dijo Freud: “no somos dueños totales de nuestros comportamientos” y es así porque hay condicionamientos que se han producido en base a los conflictos biológicos vividos que determinan una forma adaptativa a lo que toca vivir.

Hay personas que viven esta etapa como una lucha entre lo que quieren y lo que creen que deben hacer. A nivel neurobiológico es una lucha entre el sistema límbico y la corteza prefrontal o entre tener el placer y la emoción en relación a la gratificación y la obligación de la moral o ética. Aquí el desencuentro e infelicidad es inevitable.

El DLE de la RAE define amor como:

Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

Creo que es una definición triste, barroca e insuficiente para definir algo tan bello que está en cada uno pero que no aporta otra persona, sino que se genera en cada ser humano. Se enriquece el que ama y no el que es amado. No te puedes enriquecer con lo que otro decida darte sino eso si será como dice la definición un ser consciente de tu insuficiencia y encuentras al otro para que te complete.

Si te amas a ti mismo puedes amar a los demás. El amor repartido crece y se propaga con fuerza y energía para llegar a todos los rincones incluso a aquellos en los que no hay ardor y efusión, pero hay tolerancia, respeto, cariño, ganas de cuidar al otro, admiración y principalmente una decisión personal adulta, consciente que permita evolucionar como seres humanos.


I Jornada de Descodificación Biológica
Barcelona, 20 de septiembre

Ángeles Wolder hablará de las relaciones de pareja en la I Jornada de Descodificación Biológica en Barcelona. ¡Inscríbete!

Más información: www.descodificacionbiologica.es/jornada


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Relaciones de Pareja y la DBO

Docente: Raquel Pérez Gras
Fecha de Inicio: 27 de Septiembre del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X