(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

6 Sep 2016

Desde mi libertad o ¿con qué me identifico?

Ángeles Wolder comparte algunas reflexiones sobre identidad y libertad, a partir de la historia de una persona diagnosticada con cáncer.

Desde mi libertad o ¿con qué me identifico?

Por Ángeles Wolder


¿Somos libres cuando escogemos nuestros estudios o nuestra profesión?
¿Somos libres cuando escogemos una pareja o cuando el flechazo te arrastra a sus brazos?
¿Somos libres cuando luchamos por nuestros ideales?
¿Escogemos a los amigos desde la libertad?
¿Somos libres cuando escogemos la vida que llevamos?

Amanece, Maia sale del letargo de un sueño profundo, se arrastra hasta la ducha y el agua le rebota en los ojos provocándole ardor pero así se despierta. Desde hace 12 años trabaja como enfermera del turno mañana de un hospital comarcal en Urgencias. Con mayúsculas porque, ahí va lo grave, lo absolutamente necesitado de ayuda. Cree estar contenta con su puesto de trabajo aunque a veces no llega a todo y se frustra; otras no opina lo mismo que sus jefes pero acata y se guarda bien dentro lo que no le gusta. Aplica el “no estás aquí para pensar sino para hacer” y continúa un día más. y otro detrás. Ha tenido una pareja, nada serio, y además casi a escondidas porque es un compañero del hospital y hace unos 8 meses decidieron cortar la relación insatisfactoria para ambos. Ella quiere dedicarse a su trabajo que le exige mucho y a sus padres.

Cada sábado sale con sus amigas, las pocas que quedan sin pareja ya que la mayoría se han ido comprometiendo y no disponen de los sábados libremente. Maia tiene 36 años, es la hija pequeña de unos padres ya ancianos que se desvive porque estén bien y les visita casi cada día. Para los padres es la hija perfecta. Pero ahora le empieza a pesar la soledad de su apartamento los días que pasa más de dos horas en él. Su apretada agenda repleta de compromisos como ir al gimnasio, nadar, salir con …, pasar por la biblioteca del hospital general, preparar una comunicación, reuniones extras en el trabajo, hacer recados para los padres, cuidar a su sobrinita, aprender monólogos y restauración de cristales y una larga lista de más y más actividades le dejan poco espacio para pensar. La enfermedad que le han detectado “a tiempo” pasará a ser su prioridad ahora que en su diccionario particular ha entrado la palabra cáncer. A pesar de su trabajo, de su profesión, de sus estudios y de todo lo que ha ido viendo en su vida cada día (su tía materna, su prima y una amiga murieron según dijeron de cáncer) escuchar esta palabra la dejó descolocada. ¿Por qué a ella?, ¿Por qué ahora?, ¿Por qué si es sana y no cumple factores de riesgo? Nada de lo que aprendió le cuadra con lo que le está ocurriendo. Está en shock desde que el médico le confirmó un Carcinoma ductal infiltrante de buen pronóstico. Mira para atrás y no entiende que ha pasado. No encuentra respuesta y quizás porque no se pregunta ¿Qué es todo lo que no ha pasado?, ¿Qué es lo que le tiene tan insatisfecha?, ¿Quién soy?, ¿Qué hago con mi vida?

En Descodificación Biológica Original cuya teoría es la NMG del Dr. Hamer la enfermedad es una solución a un fuerte estrés vivido sin poder expresarlo y el cáncer es un programa ultrarrápido que viene a disminuir cuanto antes la tensión psíquica que ocurre en personas que están identificadas con un rol o función a tal punto que se creen que son lo que hacen o lo que viven. Es la enfermedad de la confusión, del error logístico en relación a ser un personaje, a vivir según mandatos, creencias y/o valores que han servido en un momento de la vida pero que han quedado obsoletos. Que fácil sería si lo pudiéramos ver!!!

¿Cuál es tu personaje? El que lleva por traje la enfermedad que te viste. En el caso de Maia, el de hija perfecta que continúa soltera y sin pareja para poder atender a sus padres a pesar de que anhela, ansía y quiere vivir una vida con un compañero de camino.

Maia es la mujer, madre, cuidadora de los otros. Maia es enfermera, cuidadora de otros. Es la hija “pequeña” perfecta cuidadora de sus padres y de su sobrina. Para sus padres el proyecto muy bien materializado. Es la que deja lo suyo para atender a los necesitados. Es la que se olvida de ponerse el vestido de flores de amor para disfrutar a plena luz la alegría de compartir los instantes de  su vida con alguien especial para ella. Se olvidó de todo y vivió en automático y esa forma de vivir la que ahora quiere cambiar cuando las horas de vida le vienen marcando el paso detrás de sus talones. Ahora empieza a ver claro cómo, igual que canta Ana Belén en Desde mi libertad, como a lo lejos silva un viejo tren con toda la historia en la que no ha sabido encontrar más que una mitad, sin saber su identidad. Preciosa reflexión a la que llega cuando se sienta en el andén y observa con cariño su vida, sin juzgarla y sin criticarla. Solo la mira para aprender de lo que le ha tocado vivir.

Se da cuenta de que no se llevará nada de aquí y que se irá desnuda igual que nació. Y entonces, ¿para qué disfrazarse cada día del personaje esperado?

Debe empezar a ser ella misma como lo cuenta Anita Moorjani en su libro “Morir para ser yo” o retomando la canción que nos acompaña, como lo canta magníficamente bien Ana Belén:


No llevaré ninguna imagen de aquí
Me iré desnuda igual que nací,
Debo empezar a ser yo misma y saber
Que soy capaz y que ando por mi piel.
Siempre había sido una mitad,
Sin saber mi identidad

Qué maravilla poder leer la vida con ojos, oídos, tacto, olfato y gusto Bio-lógico para comprender el mensaje que hay detrás de lo cotidiano y también de lo excepcional!!

Hazte Bio-lógico! Y siente en ti la vida. Hoy la propuesta es con esta fantástica balada alzar el vuelo de las identificaciones para vivir una vida llena de ti misma/o.

Gracias voces que tenéis la posibilidad de cantar con el alma y desde lo más profundo de vuestro espíritu! GRACIAS.

Desde mi libertad, Ana Belen

Sentada en el andén, 
Mi cuerpo tiembla y puedo ver, 
Que a lo lejos silva el viejo tren 
Como sombra del ayer. 

No será fácil ser 
De nuevo un solo corazón, 
Siempre había sido una mitad 
Sin saber mi identidad. 

No llevare ninguna imagen de aquí 
Me iré desnuda igual que nací, 
Debo empezar a ser yo misma y saber 
Que soy capaz y que ando por mi piel. 

Siempre había sido una mitad, 
Sin saber mi identidad 

No llevare ninguna imagen de aquí, 
Me iré desnuda igual que nací, 
Debo empezar a ser yo misma y saber, 
Que soy capaz y que ando por mi piel, 

Desde mi libertad 
Soy fuerte porque soy volcán, 
Nunca me enseñaron a volar 
Pero el vuelo debo alzar. 

Nunca me enseñaron a volar 
Pero el vuelo debo 
Alzar


Si te ha gustado el artículo, compártelo para que otros también puedan leerlo. ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


2 Respuestas

  1. DIANA PARIS
    DIANA PARIS

    Precioso texto, Ángeles. Es exactamente así: como Maia he transitado esos mismos errores y vericuetos que hablaron desde el diagnóstico de cáncer. Ser bio-lógica, aprender a confiar en mi brújula, soltar el personaje (¡cómo cuesta!) me ayudaron a sanar hace 8 años. Pero el aprendizaje sigue y es a diario!! Qué bella la canción de Ana Belén. Gracias.

  2. Elízabeth Ramírez
    Elízabeth Ramírez

    Muchas gracias Ángeles, a veces nos hace falta leer algo como ésto y escuchar una hermosa canción como la que acompaña al texto.
    Luz y bendiciones por siempre.

Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X