(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

El conflicto biológico en niños - Parte I
7 Mar 2018

El conflicto biológico en niños – parte I

A menudo se dice que los niños no tienen posibilidad de venir al mundo con conflictos porque todavía no los han experimentado. En este artículo, Ángeles Wolder nos explica cómo los conflictos biológicos se producen en los niños y cómo se relacionan con enfermedades.

El conflicto biológico en niños – Parte I

Por Ángeles Wolder


A menudo se dice que los niños no tienen posibilidad de venir al mundo con conflictos porque todavía no los han experimentado (a) o que es absurdo que el cáncer pueda ser causado por un conflicto porque los niños también hacen cánceres y no tienen conflictos (b).

Ambas situaciones son vistas por la Descodificación Biológica Original de manera diferente.

a) En ese argumento se dice que un neonato no ha experimentado situaciones de estrés biológico y es erróneo en el sentido de que cualquier experiencia biológica con cambios químicos (hormonales, neurotransmisores) es captada inmediatamente por el bebé y cada una de sus células. Ante situaciones de estrés hay un aumento de cortisol que si se mantiene el exceso durante la formación del riñón en la vida intrauterina dará lugar a la modificación de las nefronas y a una disminución del crecimiento. El cuerpo de cualquier ser vivo (embrión, feto, bebé, infante, joven, adulto,…) actúa como la caja negra que registra todos los eventos y lo hace con el objetivo de ayudarnos a evitar otro posible peligro. El cuerpo recuerda mediante marcadores sensoriales y somáticos todas las experiencias que tienen una resonancia emocional ya sea agradable o desagradable. Unos formarán parte de los llamados recursos y otros serán una posible alerta para evitar exponernos a nuevos dolores.

b) Según la DBO cualquier patología, incluido el cáncer tiene como origen un shock o evento inesperado, dramático, sin solución y que no ha podido expresarse. Esto es vivir un conflicto biológico y no un conflicto psicológico. Un conflicto biológico puede tenerlo cualquier ser vivo desde el embrión a bebes, niños, adultos, ancianos, animales, vegetales, etc. ya que un conflicto biológico es la falta repentina e inesperada de algo vital para la supervivencia que deja una necesidad biológica no satisfecha poniendo en riesgo al ser vivo que pase por el evento. Unas necesidades propias de los seres vivos pueden ser:

Comer, respirar, beber, dormir, estar sanos y que se realicen las funciones de forma natural, reproducirse, tener contacto, ser tocados, tocar, pertenecer, comunicarse, relacionarse, moverse, tener espacio, organizarse, …

El cigoto o primera célula es el primer estadio de vida y aparece tras la unión del óvulo y el espermatozoide después de la fecundación por lo general en la Trompa de Falopio. El cigoto se divide y pasa a llamarse embrión y empieza su camino hasta el útero donde se implantará al cabo de 6 días para que pueda producirse el embarazo. Desde el instante de la fecundación y hasta que llega a implantarse cuenta con una reserva de glucosa para obtener energía y desplazarse que es la que dispone inicialmente el ovulo. Si en 6 días no consigue llegar hasta el cuerpo del útero el embrión fecundado se muere y el embarazo no llegará a término.

¿Qué significa esto a nivel de conflicto biológico?

El conflicto en los niños Que el primer gran estrés lo tenemos todos los seres humanos durante los primeros días desde la concepción con una necesidad básica y arcaica para poder sobrevivir: nutrirse para poder desplazarse.

A partir de ese momento el embrión en conexión con la sangre materna recibirá el 100% de sustancias que esta consume y pasan a sangre o que circulan en sangre como hormonas de la misma forma en que cada vez que la madre siente un fuerte estrés la circulación disminuye debido a que en simpaticotonía se produce vasoconstricción. Esa disminución de sangre hacia el embrión o feto puede ser interpretada de distintas maneras: miedo a morir, miedo a la asfixia, falta o carencia, etc.

Por esto el Dr. Hamer realizó tomografías a bebés recién nacidos y niños de distintas edades observando en los estudios los Focos de Hamer a nivel cerebral en la zona concreta del cerebro que se corresponde con la lesión orgánica que padecían.

Los niños de cualquier edad tienen conflictos por sus propias vivencias conflictuales, sus miedos, sus necesidades no satisfechas que lo estresan y colocan ante un conflicto biológico. Un niño no está siempre feliz o satisfecho, ¡menuda falacia! Puede sentir miedo, pánico, terror, hambre, inseguridad, desprotección, separación, agresión, sentir ira o rabia, invasión, indefensión, y todos son conflictos biológicos.

La aparición de un síntoma no depende del nivel de felicidad sino de vivir o no conflictos biológicos. Hay personas tranquilas, que no se preocupan por cosas irrelevantes, que meditan, hacen yoga, son vegetarianos y se preguntan como han podido desarrollar un tumor. La respuesta es porque la vivencia inesperada y dramática no ha podido expresarse. No es la ausencia de felicidad la causa de una patología o síntoma. Siguiendo el mismo razonamiento vemos personas muy estresadas o muy enfadadas con la vida, que comen y viven de manera desordenada, que consumen tóxicos, tienen un perfil emocional negativo y que no desarrollan enfermedades.

Volviendo a los niños, estos pueden tener una vida familiar positiva, amorosa, vivir con cariño y sostén de los padres y un día encontrarse ante una situación que le coloca en estrés biológico y desarrollar un síntoma.

Hay temas tan frecuentes en niños como:

  • La separación de los padres cuando estos marchan por trabajo o por cualquier otro motivo y a partir del reencuentro tienen un síntoma tipo eccema o dermatitis. La manera de vivir la marcha de los padres es desde la separación y es la epidermis la parte del cuerpo que reacciona. En fase de estrés (cuando los padres no están) la epidermis se ulcera y cuando estos regresan los huecos se rellenan formando una capa tipo dermatitis. O el divorcio de los padres que supone que el niño esté unos días con uno y otros días con el otro padre. Cuando se va de una casa sufre pensando en que se separa de un padre al tiempo que al llegar a la otra casa se produce un reencuentro. Eso es un continuo de estrés de separación y resolución del conflicto lo que a veces lleva a que el síntoma persista o si es aun más intenso y se viven simultáneamente dos conflictos de separación se de otro síntoma como la psoriasis.
  • Conflicto de agresión que se vive cuando recibe insultos, malas miradas, gestos ofensivos, seriedad que asusta, etc. o se le dice que algo está mal en el porque hace algo mal. Síntomas que pueden aparecer son verrugas, manchas, granos y la reacción es en la dermis.
  • Conflicto de rendimiento y sentir de desvalorización cuando se le dice que es incapaz, no sirve, no vale, no puede hacer algo y siente dolores óseos o musculares si tiene el tono de impotencia.
  • Conflicto de miedo a morir por sofocación: por ejemplo, si en el momento del nacimiento trago líquido amniótico y le costó respirar algo que puede ocurrir con frecuencia en el parto y es la vivencia que puede provocar una neumonía adquirida del lactante.

El niño puede vivir todos los conflictos biológicos porque son los que han dejado una necesidad biológica no satisfecha.

El conflicto en los niñosCaso

Un neonato tiene un quiste renal detectado a los pocos meses de nacer. Preguntada la madre por algún conflicto de líquidos o liquidez durante el embarazo nos cuenta que sus padres pasaron una inundación quedando atrapados en el techo de un supermercado cuando ella estaba en el segundo mes de embarazo. No se podía comunicar ni con ellos ni con sus hermanos y vivió con mucha angustia la información que veía en las noticias. Un conflicto de líquidos afecta al parénquima renal (Mesodermo nuevo) que en fase de estrés hará una necrosis del tejido y que al solucionar el conflicto se repara como en este caso mediante un enquistamiento.


Si te gustó este artículo, compártelo ¡Gracias!

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: Entendiendo, respetando y transformando el Sistema Familiar

Docente: Raquel Pérez Gras
Fecha de Inicio: 24 de Abril del 2019

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X