(+34) 93 412 71 00 (+34) 636 29 46 29 info@institutoaw.com

13 Dic 2018

Arrogancia o la adaptación al conflicto de desvalorización

Usamos términos para describirnos y describir lo que vemos y cada palabra tiene un significado al que asociamos nuestra experiencia de vida. Antes de seguir leyendo te invito a pensar en la siguiente pregunta: ¿Que te dice a ti el término “arrogante” o que es para ti la “arrogancia”?

La palabra arrogancia está asociada a un comportamiento de jactancia, de presunción, altanería e impertinencia unido a engreimiento con una dosis de soberbia. Todo eso lo podemos encontrar en los distintos diccionarios y lo llevamos en nuestra mochila de conceptos.

La palabra “arrogante” es el antiguo participio activo del verbo arrogar, y deriva del verbo latino arrogare, que significa ‘apropiarse’.

Ahora si podemos ir a mirar el conflicto que puede estar escondiendo este comportamiento y que podemos descubrir tomando en cuenta el origen de la palabra arrogante. Viene de apropiarse lo que nos da la idea de la necesidad de apropiarnos de una imagen que no se corresponde con la realidad. De hacer uso de una máscara para mostrarnos como queremos que nos vean y no como somos. Hay que recordar que todos tenemos profundas razones para comportarnos como lo hacemos. El que tiene un comportamiento arrogante también. Lo interesante como con todo en la vida sería poder limpiar los conflictos para vivir con comportamientos más sanos para nosotros, los otros y el mundo.

De Sócrates, amante de la sabiduría y de la reflexión o filosofía se han rescatado muchas frases que nos ayudan a entender su pensamiento y que podemos aplicarnos en la vida cotidiana. Se dice que dijo: “Cuando los dioses quieren destruir a un ser humano le convierten en arrogante y así el se destruye a si mismo”. Eso es lo que ocurre cuando no podemos poner la mirada compasiva sobre nuestra historia para sanarla y otro aforismo griego nos propone ese “Conócete a ti mismo”.

Os invito a ver la película dirigida por Jon Turteltaub y protagonizada por Bruce Willis, El chico (The kid) en la que el protagonista tiene un encuentro con el mismo siendo chico y puede ver de donde provienen sus comportamientos, por cierto, algunos altamente arrogantes.

En el caso que nos ocupa la historia va de habernos sentido desvalorizados ante los ojos de los otros comenzando por las personas más queridas y necesarias en nuestra vida que han sido nuestros padres. La sobrevaloración proviene de la infravaloración. Es un desajuste entre lo que los padres esperaban y lo que el hijo podía ofrecer. Entre los deseos y expectativas y la realidad. Se trata pues de revisar los conflictos de rendimiento en los que hemos sentido que no llegábamos a ser lo que hubiera sido apreciado por los demás y que con el tiempo se transformó en necesidad de conseguir, de hacer, de ser reconocido, de sentirse superior y que verdaderamente nunca alcanza ni alcanzará porque lo principal faltó o fue escaso.

Lo que vemos a nivel personal es asimilable asimismo a las sociedades. Hay momentos en que determinadas sociedades han vivido bajo la arrogancia de creerse superiores e incluso que podía determinar la vida y la muerte de otros. Esto ha sido así desde el inicio de la humanidad o sea que la desvalorización acompaña al hombre desde el principio de la vida. Sentirse menos para compensar haciendo ver que soy mucho más de lo que soy e imponerlo a los otros. Las personas, las sociedades, los grupos de interés que están bajo el mismo conflicto no lo ven y no es posible cambiar si no se empieza por asumir que se tiene un problema.

– Yo antes era una persona vanidosa e insoportable.

– ¿Ahora ya no?

– No, ahora soy perfecto.

Sócrates también dijo que “Aquellos que son más difíciles de amar son los que lo necesitan más” y que cierto que es. El amor es el único sanador de heridas porque el tiempo no lo podemos cambiar, pero si que podemos desagotar dolores, sanar heridas, poner compasión sobre el niño/a que sufrió queriendo ser más de lo que era para satisfacer a los padres y que nunca pudo conseguirlo porque no dependía de él.

© Escuela de Descodificación Biológica Original 2018 – Todos los derechos reservados.

Aclaración: La Descodificación Biológica es un acompañamiento terapéutico complementario, no sustitutivo de ningún otro tratamiento médico, que el cliente escoge libremente como método terapéutico de acompañamiento emocional. Debe aclararse que La Escuela de Descodificación Biológica no da consejos médicos y no corresponde a los profesionales de las terapias naturales suspender tratamiento alguno o no seguir los consejos médicos.


Curso online: La Biografía del Síntoma

Docente: Ángeles Wolder
Fecha de Inicio: 20 de Agosto del 2018

Más información

Vive la experiencia Bio-Lógica

Nos une un mismo interés.
Hazte bio-lógico con EDBO y descubre la diferencia.

CURSOS  CONSULTA  ACTIVIDADES  YOUTUBE

 


Escribir una respuesta

Consulta aquí el aviso legal y la política de privacidad

X